Blog

El mundo de los Antioxidantes

por en Somos Orgánica Somos Salud 17 de septiembre de 2019

Hoy por hoy los antioxidantes son una parte esencial para gozar de una buena salud. Recomendado por todo el mundo. Sin embargo, ¿conoce cómo funcionan los antioxidantes en su cuerpo y qué tipos necesita?

Aquí les ofrezco una orientación básica para ampliar su entendimiento de estos nutrientes y que pueda valorar mejor la importancia de mantenerse sano y joven.

¿Qué Son los Antioxidantes?

Los antioxidantes son una clase de moléculas capaces de anular a los famosos radicales libres (moléculas oxidantes) y con ello lograr inhibir la oxidación de otras moléculas.

El cuerpo produce algunos antioxidantes, pero otros no, es decir hay antioxidantes endógenos y antioxidantes exógenos (dado por los alimentos)

Los antioxidantes endógenos los que produce nuestro cuerpo de manera natural puede disminuir con la edad, con el estrés y nuestros hábitos de vida, por lo que se pueden suplementar

Los antioxidantes exógenos provenientes de los alimentos juegan un papel importante en la salud, ya que, al combatir los radicales libres, controlan la rapidez con la que envejecemos y nos ayuda a prevenir muchas enfermedades.

¿Qué son los Radicales Libres?

Para entender completamente cómo funciona los antioxidantes, es importante primero familiarizarse con la molécula que anula, es decir los radicales libres.

Los Radicales Libres son un tipo de metabolitos reactivos que son producidos naturalmente en el cuerpo como resultado del metabolismo aeróbico mitocondrial normal y la producción de energía. Pero también es la respuesta biológica natural para neutralizar a virus, bacterias, células anormales dañinas y a las toxinas ambientales como el humo del cigarro, la luz solar, los químicos, la radiación cósmica, el consumo de grasa hidrogenada como la margarina, grasa trans como los aceites refinados. Nuestro cuerpo también produce radicales libres cuando hacemos ejercicio y cuando hay inflamación en cualquier parte de éste. Como pueden ver los radicales libres producidos por todas nuestras células son necesarias para la salud, vale decir tienen una función fisiopatológica de vital importancia, pero el proceso debe ser controlado con una adecuada protección de antioxidantes y una menor exposición a los agentes tóxicos que lo producen ya mencionados.  En este nivel se puede afirmar que la salud vendría ser el buen equilibrio entre la producción de radicales libres y la producción de antioxidantes, denominado estado REDOX. El desequilibrio a favor de los radicales libres se denomina ESTRÉS OXIDATIVO, muy común en las enfermedades crónicas

 

Entonces, el problema para la salud se produce cuando nuestro organismo tiene que soportar un exceso de radicales libres durante años, producidos mayormente por contaminantes externos, El exceso de radicales libres al robar los electrones de la proteína en el cuerpo para estabilizarse, termina dañando al ADN y otras estructuras celulares. Esto puede crear un “efecto de bola de nieve”, ya que conforme las moléculas se roban unas a otras, cada una se convierte en un radical libre nuevo, lo que deja un sendero de matanza biológica.

Si el cuerpo no obtiene la protección adecuada, los radicales libres se salen de control, lo que ocasiona que el desempeño de las células sea malo. Esto puede causar degradación del tejido y ponernos en peligro de contraer enfermedades.

Aquí es donde entran los antioxidantes a escena.

Los antioxidantes son donadores de electrones. Pueden romper la reacción en cadena de los radicales libres al sacrificar sus propios electrones, y esto, sin convertirse ellos mismos en radicales libres.

Los antioxidantes son la forma en la que la naturaleza le brinda a las células la defensa apropiada contra el ataque de las especies reactivas de oxígeno (ROS). Mientras que se posean estos importantes micronutrientes, el cuerpo será capaz de resistir al envejecimiento causado por la exposición diaria a las sustancias contaminantes. Si no se posee un suministro adecuado de antioxidantes para suprimir a los radicales libres, se podría estar en riesgo de padecer estrés oxidativo, lo que ocasiona el aceleramiento del daño de los tejidos y órganos.

Los antioxidantes también ayudan a desacelerar el proceso de envejecimiento, lo que puede tener increíbles efectos en la salud de la piel.

Algunos beneficios importantes de los antioxidantes

  • Reparar las moléculas dañadas – Algunos tipos específicos de antioxidantes pueden reparar las moléculas dañadas al donar un átomo de hidrógeno. Esto es muy importante cuando se trata de una molécula fundamental, como las del ADN.
  • Bloquear la producción de radicales metálicos– Algunos antioxidantes tienen un efecto quelante, es decir, pueden tomar los metales tóxicos como el mercurio y el arsénico, que pueden causar la formación de radicales libres, y “abrazarlos” tan fuertemente que evitan que ocurra cualquier reacción química. Los agentes quelantes solubles en agua también pueden escoltar a los metales tóxicos fuera del cuerpo a través de la orina.
  • Estimular la manifestación de los genes y la producción de antioxidantes endógenos- Algunos antioxidantes pueden estimular los genes del cuerpo e incrementar sus defensas naturales.
  • Brindar un “efecto protector”-Los antioxidantes, como los flavonoides, pueden actuar como un escudo virtual al adherirse al ADN y protegerlo de los ataques de los radicales libres.
  • Impulsan a las células cancerígenas a “suicidarse”– Algunos antioxidantes brindan químicos anticancerígenos que detienen el crecimiento del cáncer y obligan a algunas células cancerígenas a autodestruirse (apoptosis).

Diferentes Tipos de Antioxidantes

La ciencia de los antioxidantes puede ser bastante compleja, lo que frecuentemente ocasiona confusión sobre cuáles deberíamos consumir. Para esto es importante tomar en cuenta que cada tipo de antioxidante tiene su función específica.

 

De acuerdo a su solubilidad pueden ser tanto solubles en lípidos/grasas (hidrofóbicos) como en agua (hidrofílicos)

Ambos son necesarios para proteger las células, ya que el interior de las células y el fluido entre ellas está compuesto por agua, mientras que las membranas de las células están mayormente compuestas de grasa.

Los antioxidantes solubles en lípidos son aquellos que protegen las membranas celulares de la peroxidación lipídica. Se localizan mayormente en las membranas de las células. Algunos ejemplos de antioxidantes solubles en lípidos son las vitaminas A y E, los carotenoides como la Astaxantina y el ácido alfa lipoico.

Los antioxidantes solubles en agua se encuentran en los fluidos acuosos, como la sangre y los fluidos intra y extra celular. Algunos ejemplos de antioxidantes solubles en agua son la vitamina C, los polifenoles y el glutatión.

Sin embargo, la solubilidad no es la única forma de clasificar los antioxidantes. También pueden dividirse en antioxidantes enzimáticos y no enzimáticos.

Los Antioxidantes Enzimáticos. están entre los más potentes del organismo, nos benefician al romper y eliminar los radicales libres. También pueden expulsar los productos oxidativos peligrosos al convertirlos en peróxido de hidrógeno y luego en agua. Esto se logra a través de un proceso de varios pasos que requiere de varios cofactores de trazas metálicas como el zinc, cobre, manganeso y hierro. Los antioxidantes enzimáticos no se encuentran en los suplementos, ya que son producidos en el cuerpo.

Los antioxidantes enzimáticos principales que se encuentran en el cuerpo son:

  • Superóxido dismutasa (SOD): puede romper el superóxido en peróxido de hidrógeno y oxígeno, lo que ayuda con el cobre, zinc, manganeso y hierro. También se encuentra en casi todas las células aeróbicas y en los fluidos extracelulares.
  • Catalasa (CAT): convierte el peróxido de hidrógeno en agua y oxígeno utilizando los cofactores de hierro y manganeso. Termina el proceso de desintoxicación iniciado por el SOD.
  • Glutatión peroxidasa (GSHpx) glutatión reductasa: son enzimas que contienen selenio y ayudan a romper el peróxido de oxígeno y los peróxidos orgánicos en alcoholes. Abundan mayormente en el hígado.

Una terapia natural muy efectiva para hacer que nuestro cuerpo aumente la producción de estos antioxidantes enzimáticos es la ozonoterapia, de ahí sus propiedades terapéuticas

Los Antioxidantes No Enzimáticos nos benefician al interrumpir las reacciones en cadena de los radicales libres. Algunos ejemplos son los carotenoides, vitamina C, vitamina E, polifenoles de las plantas y glutatión (GSH). La mayoría de los antioxidantes encontrados en los suplementos y en los alimentos son no-enzimáticos y brindan apoyo a los antioxidantes enzimáticos, al dar una “primera barrida” y desarmar a los radicales libres. Esto ayuda a prevenir que los antioxidantes enzimáticos se agoten.

Estos antioxidantes no enzimáticos a la vez pueden ser endógenos y exógenos

Algunos de los antioxidantes endógenos, es decir que pueden ser producidos por el cuerpo son:

Glutatión- Conocido como el antioxidante no enzimático más poderoso del cuerpo, el glutatión es un tripéptido que se encuentra en cada una de las células del cuerpo. Se llama el “antioxidante maestro” ya que es intracelular y tiene la capacidad única de maximizar el desempeño de los demás antioxidantes, como las vitaminas C y E, CoQ10, ácido alfa-lipoico, así como de los vegetales frescos y frutas que consumimos todos los días.

La función principal del glutatión es proteger las células y la mitocondria del daño oxidativo y peroxidativo. También es esencial para la desintoxicación, uso de la energía y para prevenir las enfermedades que se relacionan con la edad. El glutatión también elimina las toxinas de las células y brinda protección contra los efectos dañinos de la radiación, químicos y contaminantes ambientales.

La capacidad del cuerpo para producir glutatión disminuye con la edad. Sin embargo, hay nutrientes que pueden promover la producción de glutatión, como la proteína de lactosuero de alta calidad, curcumina, lácteos crudos, huevo y carne de animales alimentados con pastura.4

Ácido alfa-lipoico (ALA)- conocido como el antioxidante universal, por ser liposoluble e hidrosoluble. Es decir, un antioxidante a todo terreno. Además de sus habilidades para eliminar los radicales libres, este antioxidante poderoso también:

  • Modifica grandiosamente la manifestación de los genes para reducir la inflamación,
  • Es un quelador de metal muy potente
  • Aumenta la sensibilidad a la insulina

El ALA es el único antioxidante que puede ser fácilmente transportado al cerebro, lo que brinda muchos beneficios para las personas con enfermedades cerebrales como el Alzheimer. El ALA también puede regenerar a otros antioxidantes, como la vitamina C y E y el glutatión. Esto significa que, si su cuerpo ha utilizado demasiado estos antioxidantes, el ALA también puede ayudar a regenerarlos.5

CoQ10 (ubiquinol)- La CoQ10 es utilizada por todas las células del cuerpo, el cual la convierte a su forma reducida, llamada ubiquinol, para maximizar sus beneficios. La CoQ10 ha sido objeto de miles de estudios. Además de proteger naturalmente al cuerpo de los radicales libres, también:

  • Ayuda a producir más energía para las células
  • Brinda apoyo a la salud cardiaca, de los sistemas inmunológico y nervioso
  • Ayuda a reducir los signos normales del envejecimiento
  • Ayuda a mantener los niveles de presión arterial dentro del rango normal

Si su edad es menor a los 25 años, su cuerpo puede convertir la CoQ10 a ubiquinol sin ninguna dificultad. Sin embargo, cuando envejecemos, el cuerpo se ve más y más desafiado al intentar convertir el CoQ10 oxidado a ubiquinol. Por lo tanto, podríamos necesitar un suplemento de ubiquinol.

Existen algunos antioxidantes que no pueden ser manufacturados dentro del cuerpo y deben obtenerse de los alimentos ricos en antioxidantes o de suplementos poderosos. Antioxidantes exógenos. Estos son:

Resveratrol–  Se encuentra en algunas frutas como las uvas, vegetales, cacao y vino tinto. Este antioxidante puede cruzar la barrera hematoencefálica, por lo que brinda protección para el cerebro y el sistema nervioso.
Se ha encontrado que el resveratrol es tan efectivo para custodiar al cuerpo de las enfermedades relacionadas con el envejecimiento, que se le ha apodado la “fuente de la juventud
Además de brindar protección contra los radicales libres, este antioxidante puede ayudar a:

  • Inhibir el esparcimiento del cáncer, especialmente el de próstata
  • Disminuir la presión arterial
  • Mantener sano al corazón y mejorar la elasticidad de los vasos sanguíneos
  • Normalizar la respuesta antiinflamatoria
  • Prevenir el Alzheimer

 

Los carotenoides son un tipo de pigmentos generados naturalmente y que tienen poderosas propiedades antioxidantes. Son los compuestos que le brindan a los alimentos sus colores vibrantes. Existen más de 700 carotenoides naturales, y ahora, probablemente circulan al menos 10 diferentes en su torrente sanguíneo 9

Los carotenoides pueden ser clasificados en dos grupos:

  • Carotenos: no contienen átomos de oxígeno. Algunos ejemplos son el licopeno (que se encuentra en los jitomatesrojos) y el beta-caroteno (encontrado en las zanahorias naranjas), el cual es convertido en vitamina A por el cuerpo.
  • Xantofila: contiene átomos de oxígeno y algunos ejemplos de este son la luteina, catanxantina (lo mejor de los hongos chanterelle), zeaxantina y astaxantina. La zeaxantina es el carotenoide más común que existe en la naturaleza y lo encontramos en los pimientos, kiwi, maíz, uvas, calabacínes y naranjas.

La astaxantina A pesar de que es técnicamente un carotenoide, es un antioxidante que merece una mención especial, debido a sus increíbles ventajas nutricionales. La astaxantina es un carotenoide marino producido por la microalga Haematococcus pluvialis para protegerse de la radiación ultravioleta cuando su abastecimiento de agua se seca.

La astaxantina es el carotenoide más poderoso, hablando de combatir los radicales libres. Es 65 veces más poderoso que la vitamina C, 54 veces más que el beta-caroteno y 14 más que la vitamina E.

Como el resveratrol, también puede cruzar la barrera hematoencefálica Y la barrera hemato-retiniana, algo que ni el beta-caroteno ni el licopeno pueden hacer.

La astaxantina también es más efectiva que otros carotenoides para “saciar los oxígeno singletes”, un tipo de oxidación particular causado por la luz del sol y varios materiales orgánicos. La astaxantina es 550 veces más poderosa que la vitamina E y 11 veces más que el beta-caroteno para neutralizar este oxígeno singulete.

Vitamina C- apodado el “abuelo” de los antioxidantes tradicionales, posee una gran variedad de extraordinarios beneficios para la salud. Como antioxidante, la vitamina C ayuda a:

  • Combatir la oxidación al actuar como un gran donante de electrones
  • Mantener el flujo óptimo de electrones en las células
  • Proteger a las proteínas, lípidos y otros elementos moleculares vitales del cuerpo

La vitamina C también es esencial para la síntesis del colágeno, que es un importante componente estructural para la salud e integridad de los huesos, cartílago, vasos sanguíneos, tendones, ligamentos y la piel.

Podemos obtener vitamina C de las frutas y vegetales crudos y orgánicos, pero también se pueden consumir suplementos o administrarse de forma intravenosa (IV), Megadosis de Vitamina C

Vitamina E– La vitamina E natural es una familia de ocho compuestos diferentes: cuatro tocoferoles y cuatro tocotrienoles. Se pueden obtener todos los compuestos de la vitamina E de una alimentación balanceada compuesta de alimentos completos. Sin embargo, si consume un suplemento de vitamina E sintética, sólo obtendrá uno de los ocho compuestos.

Fuentes Alimentarias de Antioxidantes

Su alimentación debe de ser su principal fuente de nutrientes y antioxidantes y no la suplementación. Si consume una alimentación equilibrada, sin procesar y llena de alimentos orgánicos y crudos y de alta calidad, especialmente frutas y vegetales, su cuerpo va a adquirir los nutrientes esenciales y antioxidantes que necesita para lograr o mantener una salud óptima.

 

¿Cuáles son los mejores alimentos ricos en antioxidantes que debe tener en su alimentación? Algunos de mis principales recomendaciones son:

  1. Vegetales orgánicos y frescos. La mayoría de los vegetales que consume, especialmente los de hojas verdes, están cargados de fitoquímicos potentes, que son compuestos vegetales que actúan como antioxidantes. Los fitoquímicos podrían reducir la inflamación y eliminar los carcinógenos.

          Sin embargo, para maximizar los antioxidantes de los vegetales, debe consumirlos crudos, en un estado cercano a cuando fueron cosechados. Yo recomiendo el jugo para que pueda absorber todos los nutrientes de los vegetales – es una de las bebidas antioxidantes más saludables que se podrían agregar a su alimentación. También podría comer la pulpa en vez de tirarla a la basura.

          Los germinados también son poderosas fuentes de antioxidantes, minerales, vitaminas y enzimas que promueven la salud óptima. Es interesante saber que los guisantes y las semillas de girasol proporcionan la proteína de más alta calidad que podrías comer

  1. Las bayas frescas como las moras azules, zarzamoras, arándanos y frambuesas son las mejores frutas antioxidantes que podría consumir, ya que contienen fitoquímicos potentes que inhiben directamente la unión del ADN a ciertos carcinógenos. Las bayas también son grandes fuentes de antioxidantes como la vitamina C, carotenos y carotenoides, así como de nutrientes como el zinc, potasio, hierro, calcio y magnesio

Evitar o consumir con moderación aquellas frutas que contienen mucha fructosa, porque podría ser perjudicial para su salud.

  1. Las pecanas, nueces y avellanas son excelentes alimentos antioxidantes que podrían aumentar la salud del corazón y la salud general. Busque frutos secos que sean orgánicos y crudos, no irradiados o pasteurizados. No recomiendo consumir cacahuetes, ya que suelen estar cargados de pesticidas y podrían estar contaminados con un moho cancerígeno llamado aflatoxina.
  2. Hierbas y especias.Además de ser una fuente abundante de antioxidantes, podrían tener potenciales beneficios contra el cáncer. Las hierbas y especias se diferencian principalmente por la fuente, ya que las hierbas suelen venir de las hojas de la planta, mientras que las especias provienen de la corteza, tallo y las semillas. Ambos se han utilizado durante miles de años para dar sabor a los alimentos y tratar las enfermedades.

    Algunos de sus mejores opciones son el clavo molido, canela en polvo, oréganocúrcuma, jengibre y ajo. Lo ideal, es que solo elija hierbas y especias frescas, ya que son más saludables y tienen niveles de antioxidantes más altos que las versiones procesadas en polvo. Por ejemplo, la actividad antioxidante del ajo fresco es 1.5 veces mayor que el ajo en polvo seco.

  3. Té verde orgánico.Esta bebida rica en antioxidantes contiene epigalocatequina-3-galato (EGCG, por sus siglas en inglés), un polifenol catequina y uno de los más poderosos antioxidantes conocidos hoy en día. EGCG lo beneficia al reducir el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, glaucoma, colesterol alto y más. Los estudios también han encontrado que podría mejorar su rendimiento deportivo, aumentar la oxidación de las grasas e incluso ayudar a prevenir la obesidad debido a su efecto regulador sobre el metabolismo de la grasa.
  4. Proteína de lactosuero de alta calidad prensado en frío, derivado de vacas alimentadas con pasto y libre de hormonas, azúcar y productos químicos.

La proteína de lactosuero proporciona todos los aminoácidos esenciales clave para producir glutatión antioxidante: cisteína, glicina y glutamato. También contiene glutamilcisteína, un residuo de cisteína único que es altamente bioactivo en su afinidad para convertirse en glutatión.

Suplementos Antioxidantes Recomendados

Debido al estilo de vida de hoy en día con un ritmo rápido y ocupado, muchas personas descuidan la importancia de consumir alimentos enteros y orgánicos. No tienen tiempo para cocinar y preparar comidas saludables, lo que ocasiona que pierdan la oportunidad de obtener nutrientes esenciales en su alimentación, incluyendo a los antioxidantes.

En este caso, tomar un suplemento antioxidante de alta calidad podría ser una opción ideal. Algunas de mis recomendaciones son:

Tomar astaxantina y resveratrol. Estos antioxidantes de naturaleza distinta, la primera es liposoluble y la segunda es hidrosoluble son los más potentes antioxidantes exógenos

Ahora si sufres de alguna enfermedad crónica, aparte de los ya mencionados es importante suplementarse con algún antioxidante endógeno como el ácido alfa lipoico, coenzima Q10 o el glutatión.

 

Sin embargo, recuerde que los antioxidantes por suplementación podrían tener fácil una sobredosis y por consiguiente tener efectos negativos en su salud. por tal motivo a pesar que la venta es sin receta médica, es importante la orientación de un nutricionista o medico capacitado en el tema para su mejor indicación.

Dr. Edward Peralta R.

 

CMP 34362

Deja un comentario

    Carrito